Pasar al contenido principal
salud mental universidad

La mitad del alumnado universitario en España presenta síntomas de depresión, ansiedad o insomnio

· 3 min

Compartir

Este contenido se publicó originalmente en Som Salud Mental 360 el día 6/9/2023. Puedes verlo completo en este enlace.

El bienestar emocional y la salud mental de los jóvenes han empeorado en los últimos años, especialmente como consecuencia de la pandemia de la COVID-19, pero también por otros factores socioeconómicos.

Con el fin de tener una imagen de la salud mental del alumnado universitario en España, en 2022 el Ministerio de Universidades y el Ministerio de Sanidad de España han llevado a cabo dos estudios: uno cualitativo, para analizar la prevalencia y los factores de riesgo de los problemas de salud mental de estos estudiantes, mediante una encuesta en dos fases (primer y segundo cuatrimestre del curso 2022-23) en la que participaron casi 60.000 alumnos de todo el país, y uno cuantitativo, que trata el bienestar emocional desde la mirada de los activos de salud (aquellos recursos que ayudan a promover la salud) y las barreras que limitan la capacidad de tener una buena salud y bienestar.

Los resultados del enfoque cuantitativo ponen de manifiesto que la mitad de los estudiantes universitarios del país han consultado en alguna ocasión con algún profesional sanitario por un problema de salud mental (entre el 50,3% y el 52,3%). Uno de cada tres estudiantes universitarios tiene conocimiento de que su universidad dispone de un gabinete de psicología, pero sólo un 5% ha hecho uso de él. Las universidades están obligadas por ley a ofrecer servicios de orientación psicopedagógica, prevención y fomento del bienestar.

La encuesta ha permitido hacer un cribado por algunos de los principales problemas de salud mental (depresión, ansiedad, insomnio clínico o grave e ideas de suicidio), pero no como medida diagnóstica. Como se indica en el informe, un resultado positivo en el cribado indica la necesidad de hacer una evaluación más completa y exhaustiva, no necesariamente que el alumno tenga un diagnóstico clínico de este problema de salud mental.

En este sentido, los resultados indican que:

  • 1 de cada 2 alumnos presenta síntomas depresivos (49,4% - 46,9%)
  • 1 de cada 2 alumnos presenta ansiedad moderada o grave (49,5% - 52,8%)
  • 1 de cada 5 alumnos presenta ideas de suicidio (22,5% - 21,4%)
  • 1 de cada 5 alumnos presenta insomnio clínico o grave (21,9% - 24,1%)
  • 1 de cada 7 alumnos presenta consumos de riesgo de alcohol (13,7% - 12,7%)

La prevalencia de depresión, ansiedad e insomnio es significativamente más alta entre las mujeres estudiantes, respecto a los hombres, y también entre los estudiantes de Grado. En cambio, el consumo de riesgo de alcohol es mayor entre los hombres, y entre los estudiantes de doctorado y máster.

El alumnado que participó en el estudio cualitativo señalan como principales preocupaciones las barreras económicas y la presión para conseguir o perder una beca. Hay que tener en cuenta, que dos tercios de los alumnos reciben ayuda familiar por la financiación de sus estudios y que más de un tercio es beneficiario de becas. Esta situación supone una carga de estrés añadida.

Con el fin de mejorar los centros universitarios y la experiencia de los alumnos, el estudio hace una serie de propuestas con el fin de crear entornos más saludables y acogedores. Una universidad, en definitiva, más centrada en el alumnado, en sus necesidades y capacidades, y en la promoción de su salud mental.

Propuestas de promoción de entornos más saludables en las universidades:

  • Fomentar los trabajos en equipo permite aprender de los compañeros de manera colaborativa y reducir su presión académica. Es el activo en salud que une los dos grandes activos de la universidad porque fomenta las relaciones con otros estudiantes y el aprendizaje.
  • Disponer de recursos académicos que ofrece la universidad produce bienestar. Cuidar estos recursos, que incluyen las bibliotecas, el acceso a recursos digitales y el préstamo interbibliotecario, pero también un equipo docente de referencia refuerza la calidad educativa y el sentimiento de pertenencia a la institución.
  • Fomentar actividades que promocionen el compañerismo con un enfoque académico si se trata de seminarios o conferencias, también la institución debe facilitar el asociacionismo y momentos de ocio para el estudiantado.
  • Se pide una mayor transparencia de las evaluaciones periódicas que lleva a cabo la universidad y tomar medidas para aplicar mejoras en las facetas peor evaluadas por el estudiantado.
  • Fomentar encuentros a nivel estatal y promover foros de encuentro para compartir experiencias que mejoren la vida en la universidad es una demanda para evitar la soledad no deseada del estudiantado de posgrado.

Este contenido se publicó originalmente en Som Salud Mental 360 el día 6/9/2023. Puedes verlo completo en este enlace.

Cisa Llopis Carbajo